Mudanzas suspendidas por la cuarentena

06/05/20

 

 

Se estima que más de 250 familias han comprado una propiedad justo antes de la cuarentena y hoy deben hacerse cargo de los gastos de la vivienda que habitan y de la nueva también.

 

El sindicato de fleteros presentó al Ministerio de Transporte Nacional un protocolo para que sean eximidos de la cuarentena y puedan volver a operar con los controles sanitarios. “Todavía no tuvieron respuesta, nosotros queremos esperar que nos autoricen para mudarnos y no violar la cuarentena”, explicó un inquilino que espera para poder mudarse.

 

Lo cierto es que no solo viven incómodos entre cajas y en un espacio reducido, sino que deben hacerse cargo del mantenimiento de dos hogares. “La casa que compré está deshabitada por lo que tengo que pagar yo los impuestos, mi departamento está vendido pero el propietario nuevo me pide que pague yo los gastos ya que soy quien lo habita y en ese aspecto hay un vacío legal muy grande”, detallaron.

 

Para las familias este nuevo escenario es desesperante. La cuarentena atacó fuertemente a ciertas industrias por lo que los ingresos en muchas familias se vieron fuertemente disminuidos. “No solo afecta los aspectos económicos, sino el estrés que nos genera en el marco de una pandemia.”, contó preocupado.

 

Los problemas no se dan solo para quienes compraron un hogar sino también para aquellos inquilinos que habían elegido cambiar de inmueble. “Mi nuevo propietario me exige el pago del alquiler y del depósito que no había llegado a completar, pero lo cierto es que con mis ingresos no puedo hacerme cargo de las dos rentas. No obedecen al decreto establecido por el Gobierno y nos exigen cancelar las deudas”, ejemplificó otra inquilina quien tenía previsto mudarse el pasado 21/3.

 

El Decreto 320/2020 detalla que el contrato vencido tiene una extensión automática en el marco de la pandemia. Mientras que, con respecto a la entrada al nuevo departamento, según el artículo 1203 del Código Civil y Comercial de La Nación, el pago se suspende por frustración del uso, es decir, por razones de fuerza mayor, que es en este caso el aislamiento obligatorio.

 

 

---

FUENTE: Diario Ámbito Financiero y la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios.